Amnistía Internacional: Detenidos 28 hombres por sospecharse su condición de gays

el .

Una unidad de élite de las fuerzas de seguridad de Bangladesh detuvo a 28 jóvenes en un acto social donde se habían reunido más de 150 personas y al que se sabe que acuden miembros de la comunidad LGBTI. Se han presentado cargos contra ellos por posesión de drogas y todos están actualmente detenidos, donde siguen en peligro de sufrir tortura y otros malos tratos.

El jueves 18 de mayo de 2017, entre 150 y 200 hombres se habían reunido para asistir a un acto social habitual al que se sabe que acuden miembros de la comunidad LGBTI en Keraniganj, una ciudad al sur de la capital, Dacca. Aproximadamente a las 2 de la madrugada, miembros del Batallón de Acción Rápida, unidad de élite para la lucha contra el delito y el terrorismo de la policía de Bangladesh, asaltó el centro comunitario donde se celebraba el acto. El Batallón de Acción Rápida ha sido acusado por organizaciones de derechos humanos de cometer diversas violaciones de derechos humanos, incluidas ejecuciones extrajudiciales, tortura y desapariciones forzadas.

Varias fuentes dijeron a Amnistía Internacional que los agentes del Batallón agredieron física y verbalmente a muchas de las personas presentes, y obligaron a todas a permanecer en fila. Después, procedieron a “inspeccionarlos” y detuvieron a aquellos de quienes sospechaban que eran gays por su indumentaria y sus modales. Fueron detenidas al menos 28 personas, entre ellas el propietario del centro comunitario, mientras que al resto se les dejó irse.

Según informan los medios de comunicación, el comandante del Batallón de Acción Rápida, Jahangir Hossain Matuboor, afirmó que las fuerzas de su unidad habían asaltado el centro comunitario debido a las denuncias de los residentes en la zona. El oficial afirmó que en las instalaciones habían encontrado preservativos y drogas, y que tras ser detenidos todos los hombres admitieron practicar “actividades homosexuales”.

Después se llevaron a los hombres a la comisaría de Keraniganj, donde los acusaron de posesión de drogas en aplicación de la Ley sobre Control de Estupefacientes de 1990, que dispone penas de hasta cadena perpetua o condena a muerte. El viernes, un tribunal de Dacca denegó la fianza a los 28 detenidos y dictó prisión preventiva para cuatro de ellos. La tortura y otros malos tratos son prácticas generalizadas bajo custodia en Bangladesh, y a Amnistía Internacional le preocupa mucho el bienestar de las personas detenidas.

Escriban inmediatamente en bengalí, en inglés o en su propio idioma:

- pidiendo a las autoridades que garanticen que ninguna de las personas detenidas sufre tortura u otros malos tratos y tienen acceso sin demora a un abogado, a su familia y a la atención médica que puedan necesitar.

- pidiendo a la policía que ponga fin de inmediato a cualquier acoso a miembros de la comunidad LGBTI y que investigue seriamente las amenazas que reciban;

- instando a las autoridades a que deroguen todas las leyes que penalicen las relaciones homosexuales, incluido el artículo 377 del Código Penal.

 

ENVÍEN LLAMAMIENTOS ANTES DEL 3 DE JULIO DE 2017 A:

 

Inspector General de la Policía
Inspector General of Police

AKM Shahidul Hoque

Police Headquarters

6 Phoenix Road

Fulbaria 1000 Dhaka, Bangladesh

Fax: +880 2 9563 362

Correo-e: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tratamiento: Señor Inspector General / Dear Inspector General

Y copias a:

Ministro del Interior
Minister of Home Affairs

Asaduzzaman Khan

Bangladesh Secretariat, Building-8

Dhaka, Bangladesh

Fax: +880 957 3711

Correo-e: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Envíen también copia a la representación diplomática de Bangladesh acreditada en su país. Inserten a continuación las direcciones de las sedes diplomáticas locales: Nombre Dirección 1 Dirección 2 Dirección 3 Fax Número de fax Correo-e Dirección de correo-e Tratamiento Tratamiento

ACCIÓN URGENTE

DETENIDOS 28 HOMBRES POR SOSPECHARSE SU CONDICIÓN DE GAYS

Información complementaria

 

La “homosexualidad” es un delito de carácter penal en Bangladesh, y las “relaciones carnales contra natura” (artículo 377 del Código Penal) pueden ser castigadas hasta con cadena perpetua. Penalizar la conducta homosexual privada y con consentimiento viola el derecho a la intimidad y a no sufrir discriminación y vulnera las obligaciones de Bangladesh con arreglo a las normas internacionales, incluido el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

 

En Bangladesh es habitual que las fuerzas de seguridad acosen a las personas LGTBI, y muchas de ellas han dicho a Amnistía Internacional que dudan mucho antes de acercarse a la policía. Las personas que han denunciado abusos afirman que, lejos de ofrecerles protección, a menudo la policía las acosa, les dice que sean “menos provocativas” e incluso las amenaza con detenerlas y presentar cargos penales contra ellas por “delitos contra natura” en aplicación del artículo 377 del Código Penal.

 

La situación de los miembros de la comunidad LGBTI en Bangladesh se ha deteriorado mucho desde abril de 2016, cuando dos destacados activistas LGBTI, Xulhaz Mannan y Mahbub Tonoy, murieron tras ser agredidos con machetes por miembros del grupo armado Ansar al Islam. Xulhaz Mannan era presidente de Roopban, organización de activismo LGTBI, que también publicaba la única revista LGBTI del país. Tras sus asesinatos, las amenazas contra la comunidad LGBTI se han disparado, obligando a muchos de sus miembros a esconderse o a irse de Bangladesh para garantizar su propia seguridad. La autocensura es ahora la norma e incluso las limitadas actividades de la comunidad que organizaban grupos como Roopban ya casi no se celebran.

 

Las autoridades no sólo no han condenado los asesinatos, sino que han efectuado declaraciones similares a las del ministro del Interior Asaduzzaman Kamal cuando afirmó en abril de 2016 que en la sociedad bangladeshí no se permitirá ningún movimiento que promueva el “sexo contra natura”. Estas declaraciones han puesto aún más en peligro a las personas LGBTI, y son señal de que el Estado no las protegerá. Para más información, véase el reciente informe de Amnistía Internacional titulado Caught between fear and repression: Attacks on freedom of expression in Bangladesh (2 de mayo de 2017), disponible en https://www.amnesty.org/es/documents/asa13/6114/2017/en/