HORRELA GARA ASÍ SOMOS David Hockney. Los mismos rostros en diferentes etapas de la vida

el .

David Hockney (Bradford- Reino Unido,1937) es un pintor, proyectista, escenógrafo, impresor, y fotógrafo inglés, considerado hoy día el artista vivo más influyente de todos los tiempos de Gran Bretaña.

Hockney reafirmó su orientación sexual a principios de los sesenta. Acababa de asentarse en Londres, como estudiante de arte en la Royal Academy (de la que es miembro desde 1991), donde entró en contacto con los más reconocidos exponentes de la vanguardia británica. Contemporáneos como Peter Blake, padre del pop art inglés, y su gran amigo el estadounidense R. B. Kitaj, quien marcaría su identidad estilística.

Ya en su época de estudiante en Londres, Hockney era muy abierto respecto a su homosexualidad. En su persona y en su obra. Lo asumía como una declaración de principios. No hacía campaña ni se sumaba a las manifestaciones. Simplemente demostraba su sexualidad retratando a sus amigos íntimos y amantes. Y hay que recordar que eran tiempos muy distintos. La homosexualidad fue técnicamente ilegal en el Reino Unido hasta 1968. También hay mujeres en el entorno de Hockney. Su madre, Laura, es una presencia constante en cinco décadas de trabajo. Pero es el desnudo masculino, el rostro de jóvenes atractivos, las parejas homosexuales, los que dominan el universo de Hockney. A. Peter Schlesinger quien fuera su primer gran amor lo pintó en infinitas poses y ocasiones.

Los retratos marcan su vida y su entorno. Rara vez hace un retrato por encargo. La mayoría surge de su propia elección. Decide personalmente a quién, dónde y cuándo. Retorna periódicamente a la gente que más quiere: sus padres, hermanos, amigos íntimos, amantes. Y en estos trabajos se descubre la relación del artista con el retratado, el afecto que siente por cada persona. Le interesa más la conexión, los lazos que sustentan dicha relación, que la representación visual de los que posan para él. Retornando a los mismos rostros en diferentes etapas de la vida, Hockney salva el obstáculo del parecido. Reajusta su relación con el retratado en un ejercicio de autorreflexión. Cuantas más series hace de retratos y autorretratos, más profundiza en su propia personalidad.

En 2012 el museo Guggenheim nos brindó la oportunidad de poder disfrutar de su obra en Euskadi con la exposición David Hockney: una visión más amplia, la primera gran muestra dedicada en el Estado a celebrar el relevante papel que el paisaje desempeña en la trayectoria de este artista.