MI COCKRING NO ME DEJA PENSAR. Jugando a la ruleta rusa. Jose Estévez

el .

Aunque en los países en los que la población tiene acceso a los antirretrovirales, el Sida se ha convertido, en el mejor de los casos, en una enfermedad crónica; parece cada día más claro que el VIH mata sin remedio las neuronas del cerebro de los seropositivos que practican sexo sin protección. De otra forma no se explica que se esté extendiendo entre ellos el hábito de follar a pelo. Los datos alarman cada día más al personal sanitario que lucha a diario por parar el transmisión del virus y por concienciar sobre la importancia de tener sexo seguro.

Estas últimas semanas he tenido una serie de entrevistas con personal médico de uno de los centros de referencia madrileños para el tratamiento de las enfermedades de transmisión sexual, y la información que me han facilitado, refleja que cada vez más seropositivos dejan de lado el preservativo en sus relaciones sexuales.
Lo mismo sucede entre los seronegativos más jóvenes. Parece que se ha instalado en el inconsciente más insensato e irresponsable de ambos colectivos que como en caso de infección uno vivirá sin problemas tomando una serie de pastillas de por vida, lo mejor es disfrutar a tope sin goma.

También he tenido conversaciones muy serias con amigos seropositivos que sé que no usan protección en sus relaciones sexuales, y en todos los casos he tenido la sensación de que mis palabras no llegaban a sus cerebros porque parece que con estos temas, el preservativo se los ponen en las orejas. Pero los datos están ahí, y los peligros a los que se exponen quedan patentes en diversos estudios que demuestran que los pacientes de VIH tienen más riesgo de contraer cáncer, sufrir cardiopatías  y padecer con más frecuencia enfermedades no asociadas al virus. Las consecuencias pueden ser fatales. Por ejemplo, se ha demostrado que hay una mayor probabilidad de sufrir fallo hepático y cirrosis entre los infectados sólo por el virus de la hepatitis C, y los coinfectados por éste y el VIH.

Por otro lado, los casos de reinfección por una nueva variante viral pueden ocasionar una evolución más rápida de la enfermedad o, incluso, la adquisición de nuevas cepas resistentes a los fármacos antirretrovirales.

El problema es que la incidencia por el momento no es muy alta y mucha gente parece pensar que a ellos no les va a tocar. Algo tan inteligente como jugar a la ruleta rusa confiando en que no sea la tuya la bala que lleva escrita que has jodido una vez más tu salud: Disparando tu carga viral, bajando tus defensas y exponiendo a tu cuerpo a todo tipo de problemas que afectarán a tu calidad de vida. Y lo más importante, la duración de la misma.

En la universidad de Yale han desarrollado una calculadora, disponible para ordenador y iPhone, con la que un seropositivo puede calcular –basándose en diferentes datos como sus CD4, sus hábitos de vida y otros parámetros- sus probabilidades de morir en los próximos 5 años.
Descarga la aplicación de vacs.med.yale.edu y piensa en lo que te juegas cada vez que pones tu salud en riesgo por no protegerte con un modelo de vida saludable.

José A. Estévez