PRENTSA ALDIZKARIA REVISTA DE PRENSA. Promoción de la salud en webs o aplicaciones de contacto sexual

el .

Los usuarios aceptarían la intervención de educadores para la salud en estos entornos siempre que su actitud no fuera excesivamente activa
Francesc Martínez - 23/06/2014

Una encuesta realizada en Escocia (Reino Unido) entre hombres que practican sexo con hombres (HSH) ha concluido que los usuarios de herramientas online para practicar sexo ocasional en lugares públicos, actividad conocida bajo el nombre de cruising, aceptan la incursión de educadores para la salud en dichos sitios web o aplicaciones, aunque solo en el caso de que su actitud sea pasiva.

La promoción de la salud sexual en entornos de alto riesgo de transmisión del VIH u otras infecciones de transmisión sexual (ITS) es una herramienta preventiva puesta en valor por numerosos estudios y sistemas de salud pública. En este sentido, el cruising es una actividad que aúna características que la convierten, en ocasiones, en una práctica de riesgo de transmisión de ITS, ya que es frecuente la realización de prácticas sexuales sin preservativo.

En los últimos tiempos, diversos sitios web y aplicaciones para móviles, tales como Grindr o Gaydar, se han convertido en centros virtuales de contacto entre los HSH que practican cruising.

Para evaluar la aceptación que la presencia de educadores para la salud tiene en dichos entornos, los autores del presente estudio encuestaron a 1.326 HSH, a quienes se contactó tanto a través de Facebook como a por medio de sitios web y aplicaciones específicas de cruising (Grindr, Gaydar, Squirt y Redcon). La selección de muestra no se basó en criterios de representatividad de la población de HSH, sino que se trató de una muestra de conveniencia (se incluyó a aquellas personas que acudieron al llamamiento), algo que dificulta la extrapolación y puede considerarse una limitación del estudio.

El 86,8% de los participantes manifestaron utilizar redes online de contactos sexuales (una buena parte habían accedido al sondeo a través de una de ellas) y el 56,4% utilizaban aplicaciones para móviles con el mismo objetivo. Alrededor del 40% de los participantes refirió usarlas a diario.

El 14,7% de los encuestados utilizaba sitios web focalizados en prácticas sexuales sin preservativo y el 4,6% manifestó acceder a dichos sitios web a diario.

Entre las motivaciones mayoritarias de los usuarios para acceder a los sitios web o aplicaciones móviles evaluadas en el estudio, la mayoritaria fue, como era de esperar, concertar citas sexuales, aunque la socialización con otros HSH (especialmente referida por hombres de entornos rurales) o el intercambio de mensajes o fotos eróticas también ocuparon un lugar destacado. Solo el 5% de los usuarios de webs y el 2% de los de aplicaciones móviles manifestaron acceder a dichas herramientas para acceder a información sobre salud sexual.

En cuanto a las opiniones de los encuestados respecto a la intervención de educadores para la salud en dichas herramientas online, el 85,7% de los usuarios de aplicaciones web y el 74,5% de los de aplicaciones móviles consideraron aceptable la intervención pasiva de educadores para la salud, definida como tener un perfil al que los usuarios puedan contactar en el caso de tener dudas o necesidades de información. Dicho perfil sería publicitable a través de mensajes en el zz general o a través de algún banner.

El apoyo a intervenciones de tipo proactivo en el cual los educadores para la salud contacten con los usuarios de los sitios web o aplicaciones analizados en el estudio sería claramente inferior, del 54,6% entre los usuarios web y del 40,5% entre aquellos que se conectan a través de aplicaciones móviles.

En otro orden de cosas, los encuestados valoraron positivamente la promoción de la salud a través de medios digitales en general (sin circunscribirse a las webs o aplicaciones dirigidas al contacto sexual), especialmente el consejo personalizado de educadores para la salud sexual o el envío de recordatorios en formato mensaje de texto relativos a chequeos rutinarios de la salud sexual.

Los resultados del presente estudio ponen de manifiesto la importancia de identificar posibles campos en los que realizar intervenciones encaminadas a la prevención de la infección por VIH y otras ITS, además de encontrar la manera de hacerlo que resulte más aceptable por parte de los usuarios, ya que intervenciones bienintencionadas utilizando una mala estrategia comunicativa pueden llegar a generar hostilidad entre los potenciales beneficiarios de ella y perder todo su sentido y utilidad.

http://cdn6.portalprogramasnet.com/imagenes/infografias/apps-conocer-gays.jpg