DIVAS Y ACTIVISTAS LGBTI. Madonna o Miley Cyrus, entre otras, firmes defensoras de los derechos LGBTI. Ander Prol González

el .

Judy Garland con su Somewhere over the raimbow, su hija Liza Minelli cómo una diva de decenas de musicales en Broadway, Gloria Gaynor y su himno I will survive (Sobreviviré) o Diana Ross y su atrevida canción I´m comming out (Estoy saliendo). Fueron y son consideradas divas de pop, iconos LGBTI; ya sea por moda o por la apropiación de los mensajes de sus canciones, generaciones enteras las consideran no sólo artistas, sino también efigies de todo un movimiento. Hoy en día han surgido nuevos estilos de música, pero las divas del pop se mantienen firmes defendiendo la lucha por la normalización LGBTI que, generalmente, le sigue los pasos.

Mediante sus canciones, son varias las cantantes que envían mensajes de igualdad y de apoyo al movimiento. En este ámbito, la californiana Katy Perry podría ser la más descarada; dos de sus primeros temas satirizan y tratan de normalizar la homosexualidad y la confusión sexual: U are so gay y I kissed a girl (Tu eres muy gay y Besé a una chica respectivamente), pero fue en 2010 cuando la estadounidense nos sorprendió con un mensaje de fuerza en apoyo a cualquier tipo de discriminación con su sencillo Fireworks. Puede que el éxito propio sobresalga en muchos de los casos sobre el mensaje en sí, pero todo himno que valga de cimiento o reivindique bienvenido sea.

En cuanto a liberación sexual se trata Madonna o Kylie Minogue sorprendieron con Vogue y All the lovers (Todos los amantes) respectivamente; pero si de apoyo y lucha hablamos se debe mencionar a la transgresora Lady Gaga y su Born this way (Nacida de esta manera) o la conmovedora canción Beautifull de Cristina Aguilera. Así, siempre rompedora, Pink, marcaba un tanto con su single Dear Mr. President: una canción en forma de carta dirigida al gobierno de George W. Bush en la que, entre otras citas, es remarcable: “qué clase de padre odiaría su propia hija si fuera gay.”

Además de ser lemas e himnos reconfortantes o exigentes todas ellas los han llevado a los escenarios con discursos y símbolos de apoyo: Madonna se besó con Cristina Aguilera y Britney Spears en directo, esta última reparte pulseras con la bandera del orgullo en sus conciertos de Las Vegas, Pink ha ondeado más de una vez la bandera en conciertos…

Aun así, a pesar de ser cantantes, no sólo proclaman los derechos LGBTI sobre el escenario. Algunas de ellas han sido muy claras en declaraciones tanto en actos como en entrevistas o incluso en las redes sociales día a día. Si de declaraciones publicas hablamos Lady Gaga y Madonna tienen un sobresaliente: ambas condenaron públicamente la campaña estadounidense Don´t tell don´t ask, en la que sin ningún tipo de razón se prohibía mencionar cualquier relación con la homosexualidad en el ejercito. Las divas además se han enfrentado directamente contra jefes de gobierno; las dos artistas han condenado el terrorífico gobierno del homófobo presidente ruso Putin. La primera de ellas pidió públicamente boicotear los juegos olímpicos de invierno de San Petersburgo. Madonna desde Haití (visita en la que reclamó un apoyo mayor a la comunidad LGBT latinoamericana) y en su gira MDNA World Tour promulgó mensajes de apoyo en contra de la insultante campaña rusa prohibiendo la propaganda homosexual.

Centrándonos en las redes sociales Beyonce, aunque ha sido algo criticada por falta de apoyo al colectivo durante años, subió una foto a Instagram donde no faltaba color en apoyo LGBT; además ha escrito varios tweets apoyando el matrimonio igualitario.

Pero si de Internet se trata la reina es la novel y polémica Miley Cyrus. La estadounidense fundó en 2014 la campaña Happy Hippie, según ellos su misión es “reunir a los jóvenes a luchar contra la injusticia hacia los jóvenes sin hogar, jóvenes LGBTQ y otras poblaciones vulnerables”.

Todas las divas mencionadas hasta ahora pertenecen al panorama internacional; así cabe mencionar, entre otras, a Mónica Naranjo. La pantera de Figueras ha compuesto temas que han tenido gran eco no sólo entre sus fans, sino también en la comunidad LGBTI. Sobreviviré o Desátame se convirtieron en su momento y siguen siendo cantos de liberación. Además la artista ha contribuido internacionalmente en países como México, donde ha realizado declaraciones de apoyo hacia el colectivo. Debido a ello en 2012 fue galardonada con el premio mejicano de cine Maguey en apoyo a la diversidad sexual.

Así observamos que en un panorama musical lleno de estereotipos hacia los fans de estas artistas existe un movimiento que es real. Con más o menos implicación, las denominadas divas del pop se mueven a favor de la normalización LGBTI y aunque muchas hayan sido criticadas por no involucrase lo suficiente o incluso por alguna declaración tachada de homófoba, hoy en día toda ayuda de personajes tan públicos es importante y necesaria.

Ander Prol González