Adecuadamente inadecuado. Aitor Osuna

el .

Hace un par de años comencé mi andadura por el mundo musical tomando clases de piano y canto, entrando en grupos como vocalista, actuando en fiestas de la noche donostiarra y finalmente lanzándome a sacar a la luz mi propio trabajo en solitario.

Desde pequeño he sido seguidor de grandes divas como Madonna, Britney Spears, Christina Aguilera o Celine Dion.  Más tarde he ido indagando en terrenos más alternativos como puede ser Massive Attack, Björk, PJ Harvey, Muse... En conclusión, mis influencias musicales son bastante variopintas pero, sobre todo, me llaman la atención lxs artistas que dirigen sus propias carreras y siempre tienen la inquietud de crecer como tales y seguir rompiendo moldes.

Bajo toda esta coctelera, cogí mi teclado, la grabadora del móvil, un portátil y comencé a trastear con programas de edición musical. Muchas horas pasaron hasta que la cosa empezó a rodar. No es fácil hacer que un tema coja forma, sobre todo al principio.  Gracias a Jorge (guitarrista del grupo Lagash), con su asesoramiento y ánimos para no desistir, configuré mi propio criterio musical y adquirí una metodología. El resultado fue Unfit, un disco que publiqué en Noviembre del 2014, y pude estrenar en directo en la sede de Gehitu en el siguiente mes de Diciembre.

Unfit es un álbum de música Pop, caracterizada por un tono dramático, oscuro, normalmente a ritmo de medios tiempos, sonidos electrónicos, piano y líneas de voz muy melódicas. El proceso de producción del disco fue algo que disfruté mucho, tremendamente enriquecedor. Conseguí unos resultados de los que me siento orgulloso.

El siguiente paso era llevar mis canciones a la calle, a los bares, a la gente y tratar de difundirlo  lo más posible. Sin embargo, este camino me resulta bastante más tedioso y solitario. De momento toco solo ya que no me ha sido fácil encontrar músicos que se identifique con mi estilo de música. Parece ser que el Pop es un género destinado a lxs oyentes pasivxs, todo lo contrario a lo que pasa con géneros como el Rock que parecen incentivar al oyente a convertirse en músico. En mi caso, creo ser el único gay donostiarra que crea su propia música con un estilo que también está muy influenciado por su orientación sexual.

Bajo las letras, la manera de cantar y los sonidos que visten mis canciones, me siento libre de expresión. Mediante todo ello expreso mi sexualidad, inquietudes, melancolía, alegría y rabia. Es por ello que el primer tema que escribí fue Man. Trata sobre una relación sexual surgida en una noche de fiesta. Los sonidos ochenteros, las voces, los jadeos masculinos, todo sugiere una atmósfera de discoteca gay de los 80. Un chico conoce a otro chico, se miran en la pista de baile, uno se lanza a conocer al otro, acaban acostándose en casa de uno de ellos y al día siguiente la magia parece desaparecer. Cada uno vuelve a su casa sabiendo que es probable que no vuelvan a verse. Es un tema que contrasta la emoción del sexo espontáneo y sin compromiso con un desconocido, con el vacío que puede llegar a dejarnos cuando vemos lo superficial que puede ser una relación así de la que, quizás, en el fondo, esperabas algo más. En realidad la temática podía ser tanto homosexual como heterosexual, pero el momento de describir a ese “I can´t stand no more to get that...” fue decisivo. Girl? Man? Era la primera vez que me encontraba en situación de salir del armario musicalmente y sin duda, el propio título debía reivindicar que se trataba de un MAN. No podía imaginar hacer mi propia música para después contar una historia que no era la mía y, por otra parte, creo que también se trataba de un examen de conciencia.

Creo que todxs somos responsables de visibilizar nuestra homosexualidad o bien defenderla. Cuando nos preguntan por nuestra pareja no avergonzarnos tratando de correr un tupido velo, cuando tenemos una actitud muy varonil y los demás piensan que por ello no eres homosexual, cuando te avergüenza que alguien con pluma esté a tu lado, cuando hay niñxs delante... entonces hay que decir “yo estoy a favor del colectivo LGTB” o bien “yo estoy a favor de lxs LGTB”. Somos responsables de normalizar la diversidad sexual y por lo tanto, si no lo hacemos, es culpa nuestra que quien tenemos al lado siga siendo homófobx; porque en realidad la homofobia es un sentimiento nacido desde la ignorancia y el desconocimiento. Si nosotrxs hacemos que la diversidad sexual sea algo natural y esas personas sean conscientes de que existe a su alrededor, acabaran por aceptarlo.

En mi caso y mediante la música, sigo defendiendo mi manera de cantar, de bailar, de posar en una fotografía. En todo ello está implícita mi condición sexual y es una parte vital de mí que me describe. Sin ella no podría ser yo. Este aspecto puede suponer más inconvenientes que beneficios a la hora de ser aceptado por la gente.  Gente que aunque reconoce tu mérito musical, no se vuelve adepta a tu música porque no se siente reconocidx con tu condición sexual. Sin embargo, eso es algo que ya no está en mis manos, lo único que puedo hacer es sacar lo mejor de mí, lo que tengo adentro y seguro que lxs que sepan valorarlo lo valorarán enormemente. Ese mismo espíritu es el que tenemos que tener ante la vida, ante lo que somos y cómo lo mostramos al exterior. Sólo nos queda ser nosotrxs mismxs porque sino el día de mañana lo lamentaremos. Habremos vivido una mentira.

Gracias por leer estas palabras a todxs lxs lectorxs. Espero que os animéis a escuchar mi álbum Unfit, así como algunos otros temas que he publicado posteriormente en castellano. Puedes visitar mi Fan Page en Facebook y estar al tanto de mis novedades musicales

Aitor Osuna
Un chico gay de Donostia, ingeniero de formación, diseñador industrial de profesión y músico de corazón.

Visita el facebook de Aitor Osuna: https://www.facebook.com/AITOR-OSUNA-253390938163345/?ref=ts&fref=ts