Artículo del Gehitu Magazine Nº95 - EUSKAL TALDEAK ETA LGBTI ERRONKA

el .

Manent: “La música siempre ha sido un medio revolucionario”


Gose, Manent, Gatibu, Euskoabaret Ibiltaria y Las Sexppeares, son cinco grupos euskaldunes con algo en común: todos han colaborado, de alguna manera, por la normalización LGBTI. Hablamos con ellos sobre la actitud y el valor de la música por la causa en Euskadi.

 

GOSE

Inés Osinaga (voz y trikitixa), Iñaki Bengoa (secuencias y programaciones) y Osoron (guitarra y bajo) son los tres componentes del grupo guipuzcoano Gose. Sus letras y estilo siempre ha dado de qué hablar, pero desde el 2004 hasta ahora no han parado de hacer lo que más les gusta: romper con todo.

1.- ¿Vuestra primera implicación o acción a favor del colectivo LGTBI como grupo musical fue la canción “Naizena izateko”?

No fue esa canción, fue mucho antes, incluso antes de que existiese Gose; lo de la canción fue una cosa muy puntual. Nuestra implicación, nuestra forma de pensar o ver las cosas, venía de mucho antes; esa forma de pensar ha estado siempre dentro de cada uno de los componentes. Igual sí que fue la canción más explícita,  pero también más por la campaña que la rodeaba, aunque podría haber sido una canción de Gose directamente sin que hubiera campaña detrás.

A parte de lo que se dice explícitamente en la letras creemos que hay otro componente: si cantas desde el centro o si cantas desde una de las esquinas. Y yo creo que Gose nunca ha cantado desde el centro, nunca ha cantado como un hombre blanco heterosexual, que cumple todas las normas que se tienen que cumplir.

           

2.- La letra más que apoyar la causa, trata de romper con la norma de género en la que nos encontramos incluidos socialmente; ¿fue controversial además de para el público en general para el colectivo al que estaba dirigida? ¿Cómo se os ocurre no hacer algo típico?

            Cuando oyeron el estribillo se echaron un poco las manos a la cabeza pero luego si llegamos a un acuerdo (Ríen). Gose ha sido un grupo que siempre ha sido un trío. Siempre, además, hemos hecho nuestro el erotismo que podríamos tener o del que podríamos hablar, conscientes de que tampoco cumplimos las normas que se da por supuesto  tiene que cumplir un grupo de música en Euskal Herria.

            Creemos que no tanto por una conciencia de colectivo LGTBI, sino por una actitud de romper con las reglas o por lo menos de no meterte dentro de un canon ya marcado. Jugar con esa ambigüedad es algo aparte de creativo, porque rompe límites. Al final es una postura ante eso, te acabas preguntando el por qué de esos roles de siempre.

 

5.- ¿Crees que los grupos actuales euskaldunes componen y hacen su música con la misma fuerza de normalización? ¿Se usa la música en general con ese fin? En este sentido, ¿se hace lo suficiente?

            Sí que es cierto que en cuanto a visión de género o visión de  romper esos límites todavía estamos muy limitados. En Euskal Herria se canta o de temas políticos o de todo lo demás. Más o menos de diez canciones dos son reivindicativas políticamente y las otras son de amor. 

            Hay mucha influencia política, es una zona que lleva treinta años gobernada por la derecha, por lo que es muy difícil un cambio. Además Euskal Herria es una zona muy conservadora. Entonces pues todo va con eso, todo va así, no vas a pedir al PNV ahora que se moje con el tema.

            Es lo que se decía es el documental de que en ETB en treinta años no se ha visto una teta. En Euskal Herria ser reivindicativo políticamente es cumplir la norma. Centrándonos en el movimiento LGTBI es algo que nos pilla lejos tanto de derechas como de izquierdas. Con todo sí se han conseguido ciertos movimientos y cambios, pero de lo que se consigue a lo que queda por cambiar…

 

6.- Sois un grupo euskaldun bastante atípico, ¿creéis que a los demás grupos les vendría bien salir de esa norma establecida, romper un poco con lo ya escrito?

            A muchos grupos sí que se les ve el pelo en cuanto a lo que cantan y a lo que luego dicen. Pero algunos no van a juego, en realidad muchos son hijos del PNV, lo repito otra vez. Es muy difícil juzgar desde abajo la honestidad que pueda tener el otro. Pero en muchas ocasiones es algo evidente.

Luego también se confunde con frecuencia la cultura con el ocio. Es muy difícil saber si la gente va a escuchar lo que cantas o igual es un poco la resaca que tenemos de los años 80; venimos de un fiesta cojonuda y a nosotros nos ha tocado el after (Ríen).

             

7.- ¿De qué es lo que más orgullosos estáis en torno a lo que influís?

Mira yo creo que el mayor gol para nosotros fue tocar para el lehendakari (Ibarretxe). Estaba todo el personal nervioso: ¿qué vais a cantar? ¿por qué? Y nosotros fuimos a hacer lo que nos salió de ahí. Tocamos Bondage. Justo el tema que no nos habían dejado tocar en la ETB, y él estuvo encantado. Ver a Inés de rodillas delante del Lehendakari, cantando Bondage y él poniendo cara de guay, mientras los secretarios -o lo que sean- echándose las manos a la cabeza te hace decir: ¡no puede ser que el señor mayor sea mucho más majo que tú que eres joven! Tenía cara de controlar el tema, ¿eh? Algo sabía. (Ríen)

            En la homosexualidad pasa un poco lo mismo, el que alguien sea A o B da igual, el problema de salir o decirlo es la visibilización. Que un futbolista lo diga no es adecuado por él, pero estando como estamos ayudaría a la visibilización, es un poco como los punks que no salían del armario.

 

8.- ¿Habéis participado además de componiendo la canción en más actos relacionados con los derechos LGTBI? ¿De qué manera?

            Es un día a día, como todo. Es muy fácil decir lo de rompo con la norma y tal, pero luego hay que hacer. Es sobre todo cosa del sistema. Poco a poco vas legalizando, vas tapando agujeros, vas tapando cosas y ya, llámale democracia llámale como quieras. Pues así el pueblo si está encima disperso pensando en la crisis y en otras cosas no piensa en la lucha, ni sale a la calle…

 

========================================================

MANENT

            Es un grupo euskaldun que desde su creación ha explorado en sus canciones el amor sin ningún tipo de prejuicio. Sus componentes Denis Ruiz (voz y guitarra acústica), Iñigo Aguirre (guitarra eléctrica y acústica) e Iñigo Asensio (piano y teclado) tienen años de carrera por separado.  Manent ha sido su nexo de unión.

 

1.- Así como otros grupos reivindican mediante sus canciones algún tipo de lucha o cambio, algunas de vuestras canciones, muchas de amor, tratan esos temas con total naturalidad desde el principio, ¿creéis que es lo que los demás grupos deberían de hacer o es otro tipo de reivindicación?

En realidad no creo que seamos nadie para juzgar que debe o no debe reivindicar cada uno. Creo que cada cual tiene que sentir sus propias inquietudes,  y si siente la necesidad, manifestarse en consecuencia. Eso es cosa de cada uno. Siempre ha existido quien pasa por la vida conformándose con lo que ve y quien se detiene a intentar solucionarlo, aunque sea al menos de manera testimonial.

 

2.- ¿De donde viene la actitud por la normalización en las letras de vuestro grupo?

Quizás, por la cercanía de seres queridos que están embarcados en este proyecto de normalización, familiares, amigos… Por sentir también nuestro ese compromiso, compartir de alguna manera ese pesar y porque cuesta bien poco echar una mano a una causa justa y noble como es esta. 

 

3.- ¿Qué le falta a los grupos euskaldunes para tener ese ansia de reivindicar o ser naturales a la hora de expresar lo que reivindican?

Les falta desprenderse de arraigadas costumbres y tendencias muy marcadas, al menos a la mayoría. Música de patrones, con la salvedad de unos pocos valientes que se revelan ante unas líneas muy marcadas y estereotipos muy pesados de la industria musical vasca, donde solo caben las reivindicaciones de siempre. También respetables como no.

 

4.- ¿Es la música una buena herramienta para romper con estereotipos o dogmas?

La música siempre ha sido un medio revolucionario, enemigo natural de los poderes establecidos, de la intolerancia y del conservadurismo. Desde John Lennon probablemente, viendo el impacto en las masas alzándose contra el gigante americano, contra la guerra y otras injusticias… El amor es poderoso y la música es amor. Es el idioma que todo el mundo entiende. Solo que no todo el mundo lo practica.

 

5.- Centrándonos en los derechos LGTBI y la música en Euskal Herria, ¿se hace lo suficiente, lo justo, se podría hacer más, se debería actuar con normalidad y ya…?

La normalidad no se palpa lamentablemente. De lo contrario no tendría lugar esta entrevista. No hay normalidad porque no se hace lo suficiente para que esta se dé. Las administraciones por ejemplo se vuelcan en la normalizar la igualdad entre sexos con campañas contundentes en las que curiosamente no se hace mención a los transexuales, dejándolos en una especie de limbo o sin más, no reconociendo su nueva condición. No hay normalidad ninguna pues es obligación de todo ciudadano al margen de su condición sexual, el apoyar esta normalización, y tristemente el heterosexual dista mucho de hacer esfuerzos en gran proporción. Queda mucho por hacer y espero equivocarme, pero aún pasarán un par de generaciones para llegar a este fin. De igual manera animo a seguir luchando, por que todo ser humano pueda ser feliz siendo tal y como se siente. Y que si alguien no entiende esa condición, es quien está equivocado.

 

=========================================================

 

GATIBU

Alex Sadui como cantante, Gaizka Salazar a la batería, Mikel Caballero con el bajo y Haimar Areita a la guitarra componen el grupo gernikarra Gatibu. Son cinco los álbumes que han publicado hasta la fecha más un directo, y en sus conciertos no hay espacio ya que son uno de los grupos euskaldunes más influyentes del momento.

 

1.- ¿Se define Gatibu como un grupo reivindicativo, luchador o provocador? ¿Está dentro o fuera del dogma establecido en la música vasca?

No nos definimos ni como un grupo reivindicativo, ni luchador, ni provocador. Hacemos canciones que hablan sobre todo de sentimientos, sensaciones y vivencias bastante universales. No creo en dogmas y no creo que sean buenos para el desarrollo artístico en general. Si hemos provocado con nuestras canciones ha sido de una manera muy natural y nada calculada

 

2.- ¿De qué manera puede uno protestar usando la música como herramienta? ¿Es más la letra o la actitud que se toma hacia lo que se dice? ¿Funciona? ¿Se lucha lo suficiente?

Nosotros no empezamos a componer para luchar por algo, sino porque vivimos mucho la música y queríamos hacer canciones que es lo que más nos gusta. Escribir canciones es una terapia, te sirve para decir cosas que no puedes decir ninguna otra manera.

A veces quieres mostrar tu malestar por algo y te desahogas con una canción. Eso te libera un nudo interno y puede que ayude a liberar algún nudo a alguien que la escuche.

La música puede ser una herramienta muy potente para remover conciencias. Muchos lo han hecho y lo hacen. ¿De qué manera? Cada uno lo tiene que hacer a su modo, pero sin aburrir a ser posible. El panfleto es totalmente legítimo pero puede llegar a ser cansino. Decir las cosas con musicalidad y poesía es bastante difícil y no mucha gente tiene esa capacidad.

           

3.- ¿Cómo surgió la idea del videoclip de Bihotzak Suten? ¿Os dio miedo la reacción de la gente? ¿Cómo reaccionó? ¿Es la primera vez que hacéis algo a favor de los derechos LGTBI tan explícitamente?

La idea fue de Oier Plaza, un realizador de Gernika y amigo nuestro. Al principio nos paramos un poco a pensar cual sería la reacción de la gente, pero fue un segundo. Él lo tenía claro, y creo que buscaba un poco de provocación, que es necesaria en muchas ocasiones. A nosotros nos gustó la idea y lo dejamos en sus manos.

La gente reaccionó de maravilla, gustó mucho el video en todos los sentidos. Alex ya se había travestido alguna vez en algún otro video, en Inpernuen ate joka, está estupenda.

No hemos hecho nada a favor de los derechos de gais, lesbianas… premeditadamente. Tratamos el tema con naturalidad, que creo que es lo que hay que hacer, quitarle hierro  y tratarlo como algo normal, cotidiano. Cuando lo tratemos todos de manera natural acabará el rechazo.

 

 

4.- Tenéis muchos seguidores jóvenes, ¿qué es lo más gratificante en cuanto a la influencia en estos?, ¿y lo menos?

Nuestro público es muy variado. Hay desde niños de cinco años hasta gente de setenta años. Vienen mucho chavalas y chavales de dieciséis a veinte años a las primeras filas, pero un poco más atrás la variedad de edad es increíble.

Es muy gratificante ver como los chavales quieren aprender a tocar nuestras canciones con la guitarra por ejemplo. A mi me lo piden mucho mis alumnos, y yo se lo enseño con mucho orgullo. Ver que cantan tus canciones en directo, o en un bar, y lo hacen con una sonrisa es muy bonito, te hace sentir bien.

Lo menos gratificante es cuando no te hacen ni punto caso, que no nos ha pasado muchas veces pero alguna si. Y en ese momento quieres teletransportarte a tu casa.

 

5.- ¿Qué consejo daríais a los grupos de música jóvenes con ese ansia de romper con la norma que están empezando?

El mejor consejo que les puedo dar es que vivan la música con naturalidad, apertura mental, curiosidad de gato, pasión y sin hacer ni punto caso a lo que haga la mayoría. Que tu música sea un territorio totalmente libre.

 

================================================

EUSKOKABARET IBILTARIA

            No se trata sólo de un grupo de música, son todo un espectáculo. Euskokabaret Ibiltaria ha creado desde sus inicios un proyecto que fusiona la cultura vasca con el erotismo del cabaré consiguiendo un resultado que rompe con todo esquema establecido.

           

1.- Vuestro show es rompedor y atípico, ¿de donde viene esa inquietud de tratar los temas que tratáis y el formato mediante el cual lo representáis? ¿cómo y por qué se os ocurrió?

 

El espectáculo nació como un proyecto de fusión entre banda y batucada. La estética y el nombre fueron las primeras cosas que atamos y también la idea de no dejar a nadie indiferente. Teníamos muy claro que queríamos tratar la sexualidad. Queríamos romper con le preestablecido o, mejor aún, pervertirlo. Vimos el cabaré y su parte teatral no solo como algo estético sino también como una forma de expresión y una manera de contar las cosas.

Siempre hemos considerado la diversidad como una pieza clave y cada persona que se ha incorporado al grupo ha aportado una parte importante al proyecto.

 

Durante el primer año fuimos creando la parte musical y, en paralelo, la parte teórica y teatral. En esa época asentamos las bases del proyecto pero fue en segundo año cuando, con las nuevas incorporaciones, creamos  lo que es hoy en día el Euskabaret.

 

 

2.- ¿Es acaso un buen instrumento de “lucha” contra las normas establecidas? ¿Creéis que se consigues cambios debido a vuestras actuaciones?

 

Creemos que sí. Para empezar, a nivel individual, cada componente del grupo ha vivido su propio proceso de liberación, a distintos niveles: para unos/as puede ser vestirse de tal manera; para otros/as, “darlo todo” bailando en público; para otros/as ha sido muy potente y liberador el acto de erotizarnos encima de un escenario; gritar alto ciertos lemas muchas veces invisibilizados… Además, en la medida en que nosotras cambiamos, nuestro entorno también lo hace.

 

Y, en cuanto a la gente que viene a ver el espectáculo, al acabar un concierto muchas veces nos comentan partes del mismo que les han hecho reflexionar, o lo agusto y liberadas que se han sentido al escuchar, cantar o bailar ciertas canciones o eslóganes, la alegría de que en su pueblo o barrio se pueda ver algo distinto; y es que, como dice una de nuestras canciones, “dantza egiten, borrokatzen da ere!”.

 

3.- ¿Cuál creéis que es vuestro mayor logro como grupo a nivel de cambio en la sociedad? ¿De qué estáis más orgullosos en este sentido? ¿Alguna vez os han censurado? ¿De qué forma?

 

Yo mencionaría la autocensura, los “policías en la cabeza” que mencionaba Augusto Boal y que nos hacen tener miedo del qué dirán. ¿Qué les parecerá el espectáculo a mi padre y a mi madre, a la cuadrilla, cómo me van a ver en el trabajo día a día después de verme en un concierto…?

 

Dentro del propio grupo, a veces nos autocensuramos y hay discrepancias sobre contenidos, conveniencia de mandar los mensajes de uno u otro modo… es difícil que todo esto no surja, porque luego cada quien tiene que “sostener” fuera del escenario los mensajes que proponemos, y somos doce personas con doce vidas diferentes, doce cosmovisiones distintas, entornos sociales que no siempre son iguales…

 

En cuanto a la gente que nos llama para actuar, alguna vez sí nos han comentado que en la comisión donde se ha tratado qué grupos traer ha habido desconfianza por parte de la gente que las compone, o preferencia por otro perfil más “tradicional” de grupo. Aunque generalmente las personas que van con la propuesta suelen empujar mucho; suelen tener bastante claro qué quieren.

 

Estamos muy orgullosas, incluso abrumadas, de la acogida que tiene el espectáculo en ámbitos y contextos muy diferentes.

 

4.- En cuanto a derechos LGTBI, ¿cómo y de que manera tratáis el tema en vuestras actuaciones? ¿Cuál creéis que es el principal problema por el cual sigue teniendo que ser un tema por el que reivindicar y normalizar?

 

Un gran problema es la estigmatización, que conlleva vergüenza, ocultamiento… Frente a esto, proponemos visibilizar la mayor parte posible de las infinitas posibilidades que nuestros cuerpos y mentes nos ofrecen para vivir nuestras identidades y disfrutar nuestras sexualidades, algo que va mucho más allá del coitocentrismo heterosexual predominante en el imaginario social.

 

En cuanto al cómo, tratamos de hacerlo con sensibilidad y delicadeza hacia realidades histórica y tradicionalmente oprimidas, teniendo claro que no poseemos una verdad absoluta que enseñar, sino una serie de propuestas que, desde la humildad pero con rotundidad, queremos ofrecer a quien quiera acogerlas. Todo ello en pie de igualdad, sin más jerarquías ni preferencias que las determinadas por los deseos de cada persona.

 

5.- ¿Creéis que se hace lo suficiente en cuanto al cambio en la sociedad por los derechos LGTBI? ¿Y por parte de otros grupos de música? ¿Se podría hacer más?

 

Más siempre se puede hacer, y por eso nunca daremos por cerrado el espectáculo. Siempre hay alguien que viene con una nueva propuesta de puesta en escena, de un nuevo mensaje… Pero creemos que hacemos una tarea bonita.

 

===========================================================

SEXPPEARES

            Belén (voz y guitarra) y Kinki (batería y coros) junto con Xabi (bajo y coros), su última incorporación, forman este grupo de Barakaldo. Nacieron en 2009 y su música es un recuerdo de aquel punk/gruge de los ochenta y noventa, pero con un añadido no tan usual en la época: las voces son femeninas.

 

1.- Centrándonos en los derechos LGTBI, ¿creéis que en Euskadi desde el mundo de la música se protesta lo suficiente?
            En nuestro entorno ser gay, lesbiana, transexual, bisexual….es lo más normal del mundo. Si nos hubiésemos sentido acosadas en algún momento por nuestra orientación sexual seguramente desde la rabia saldría alguna letra protesta, pero tenemos la suerte de que no es así.  Cuando escribimos una letra suele ser, casi siempre,  sobre vivencias propias, ya que siendo así sentimos más nuestras canciones. Sabemos que todavía hay mucho que hacer por los derechos LGTBI, pero no somos un “grupo de canciones protesta” al uso. Nuestro apoyo a estas organizaciones es total porque formamos parte de ellas, y nuestra forma de manifestarlo no es en las canciones como tal, sino por ejemplo, actuando en festivales que organizan estos colectivos.

En resumen, ser lesbiana, gay, transexual, bisexual, mujer, hombre… no quiere decir que tengas que estar siempre luchando y protestando. Se puede cantar a tus sentimientos o vivencias y participar en la lucha de otras maneras. Así es como lo vemos nosotras.


2.- ¿Es  la música una herramienta de protesta adecuada? ¿Cómo la utilizáis vosotras?
            Si, nos parece una buena herramienta de protesta, porque llega a mucha gente. Nosotras no decimos a la gente lo que debe hacer y pensar con una letra sino que transmitimos un mensaje, y ese mensaje el oyente lo recibe y lo siente a su manera, dándole su punto de vista. Hay gente que nos pregunta “¿qué significa esta letra”? Y la respuesta siempre es: “lo que tú quieras que signifique”.

 

3.- ¿Ayuda vuestro estilo a sonar más reivindicativas o hacer más ruido? ¿Cubrías así en cierta manera la falta de protesta en el sector?

            El punk siempre ha sido reivindicativo. Letras directas y con rabia. Sí que es verdad que nosotras bebemos del punk, pero nunca nos escucharás decir en una canción “puta policía, quema el parlamento…” Lo pensamos, sí (ríen) pero nos gusta currárnoslo y dar más vueltas a las cosas.  !Somos unas rayadas del copón!

 

4.- Por lo que he observado apoyáis la causa, pero, más que por los derechos LGTBI, por una sociedad menos heterocentrista y contra el sistema patriarcal en letras como “Suicidas” o “Descontrol”. ¿De dónde vienen estas inquietudes y ansias de acabar con estos cánones establecidos? ¿Como grupo de música creéis que influís en el cambio?

            Es gracioso porque Descontrol no la hicimos pensando en el sentido que tú le has dado. A eso nos referíamos cuando decimos que cada uno interpreta nuestras letras como quiere (ríen).

Creo que el simple hecho de que una mujer agarre una guitarra o una batería y se ponga a tocar, ya es influir en un cambio. Cuando te dicen chicas que les gustas y que a raíz de escucharnos con las amigas han hecho un grupo, es influir en un cambio. Y estamos orgullosas de ello.

 

5.- ¿Es difícil compaginar el ganarse la vida con la música y no caer en los típicos cánones? ¿Es posible la protesta y el poder vivir de ello en el mundo  de la música?.

            Actualmente no es posible vivir de la música en este país y tampoco no caer en cánones. Nos toca mucho la moral que nos llame gente porque busca ‘’un grupo de chicas’’ y no busca a ‘’Las Sexpeares’’.  Gente que por llenar un bar hace el típico día de grupos de chicas, y  llaman a cualquiera sin escuchar las malditas canciones. Gente que te echa para atrás porque ya han encontrado OTRO “grupo de chicas”. Nos sentimos muchas veces ninguneadas y pensamos que no se nos valora por lo que hacemos. Por favor, si te gusta nuestra música LLÁMANOS, si sólo quieres chicas en un escenario LLAMA a Sonia y Selena.

 

6.- Dejando de lado la música, ¿creéis que se hace o lucha lo suficiente en cuanto a derechos LGTBI por otros medios?

Creemos que los hombres gais están bastante más normalizados que las mujeres  en los medios. Sabes que en la televisión hay gais y transexuales pero ¿dónde están las chicas que son lesbianas? ¿Se las oculta? ¿Está peor visto?  ¿Y los hombres que nacieron mujeres? ¿Por qué sólo lo vemos al revés? Te da que pensar….

 

Ander Prol González 

Graduado en Periodismo