Culturales Tópicos

el .

No estoy seguro de mi sexualidad, ¿cómo puedo saberlo?

La sexualidad, en sentido estricto, (es decir la pulsión de deseo sexual, de sentir atracción erótica por una persona) o la sexoafectividad, en un sentido más amplio, (la capacidad de enamorarse de una persona), se manifiesta en la naturaleza humana de una forma enormemente variada, rica y plural. Por una serie de circunstancias socio-históricas se ha institucionalizado el binomio hombre-mujer como la única forma legítima de deseo y amor. Pero junto con la orientación heterosexual existen la homosexual y la bisexual, que son formas tan naturales y legítimas como aquélla. La persona que tiene dudas acerca de su sexualidad debería escuchar en su interior eliminando prejuicios y comportarse con libertad y dignidad de conformidad con su orientación sexual.

¿Es cierto que los homosexuales somos más promiscuos que los heterosexuales?

El hecho de que la sexoafectividad de naturaleza homosexual no esté ni legal ni socialmente institucionalizada, conlleva la casi inexistencia de normas o condicionantes sociales que la regulen, salvo las que acuerden quienes formen pareja. Por otra parte, la discriminación y represión de la homosexualidad ha contribuido a crear circuitos y espacios opacos a los convencionalismos sociales donde los homosexuales (de modo particular los hombres) puedan entablar contacto entre sí con la finalidad principal de relacionarse en el plano sexual. Todas estas circunstancias han promovido que el comportamiento sexual de las personas de orientación homosexual se rija, en general, por el principio de la máxima libertad y de la búsqueda de encuentros sexuales.

¿Es el amor homosexual igual al heterosexual?

El amor posee en su naturaleza elementos que son universales y prácticamente comunes a todos los hombres y mujeres, con independencia de su orientación sexual. Lógicamente, algunos de ellos están condicionados por el contexto cultural y de valores mientras que otros son absolutamente personales y dependen de distintos factores (educación, carácter, experiencias, código genético, entorno socio-afectivo etc.). Por tanto, el amor es uno y plural al mismo tiempo, pero desde luego la circunstancia de la orientación sexual no constituye ningún elemento diferenciador.

¿Qué porcentaje de la población es homosexual?

Es imposible saberlo porque las relaciones sexuales de las personas no son de conocimiento público. Las pocas encuestas que se han hecho al respecto (con unos márgenes de error muy grandes) cifran entre un 5 y un 10% el porcentaje de población que es exclusiva o predominantemente homosexual. Si nos atenemos, en cambio, a la práctica de las relaciones homosexuales, algunas encuestas han arrojado el dato de que casi el 50% de la población ha mantenido en su vida alguna relación homosexual.